Rolerosofía: Sobre la pregunta "¿Qué son los juegos de rol?"

20.8.14

Rolerosofía: Sobre la pregunta "¿Qué son los juegos de rol?"


Este artículo se gesta junto a la organización del primer evento de Rol n Ramos organizado por el Concilio de Roleros del Oeste, grupo al que pertenezco y del que participo en la coordinación general. El tema surgió en una de las charlas organizativas, en las que se mencionó la idea de hacer un volante donde se especifique la información del evento, las vías para llegar, y lo que más me interesó: una definición de lo que son los juegos de rol para que lo entienda alguien que nunca haya participado en uno y pueda sumarse a la propuesta.

¡Agradecemos a todos los participantes de
Rol n Ramos por la bienvenida que nos dieron!
¿Es posible definir los juegos de rol?
Así, varios de los miembros de la organización, incluyéndome, sugerimos nuestras definiciones del hobby. Este es un tema muy tratado ya en foros, blogs y grupos de redes sociales. Sin embargo siempre quedé muy insatisfecho con los acercamientos realizados hacia el fin de poder comunicar de una forma eficiente a un novato qué es esto de los juegos de rol. Por lo general se termina claudicando ante la frase de “solo se entiende qué son los juegos de rol jugándolos”. Y esto no es del todo cierto.
No es del todo cierto en varios sentidos: por empezar, no creo que a la primera vez que uno participe de una sesión esté asegurada la completa comprensión de las complejidades y posibilidades contenidas dentro de los juegos de rol. Puede que sí, pero también puede que no, dependiendo de muchísimos factores como ser el grupo de juego, el juego puntualmente jugado, el grado de atención que haya prestado el novato, etc. Por otro lado, la idea de que sólo se puede aprender jugando pareciera desplazar cualquier otro medio de difusión que no sea la participación directa en una mesa de juego, lo cual es una experiencia de alcance difícilmente masivo y al que el gran grueso de la humanidad no suele estar expuesto.
Con estas cosas en mente me interesó pensar la cuestión de cómo llegar a gente que nunca antes haya jugado un juego de rol por otro medio que no sea la experiencia directa de una sesión. O por lo menos, no en lo que convencionalmente se entiende por una sesión. 
El medio planteado era un volante repartido en la vía pública. Tal vez podrían proponerse otros medios, como por ejemplo un mensaje en redes sociales, u otros medios de alcance que apunten a la masividad. Estos medios por lo general consideran la atención del receptor como un elemento sumamente breve y frágil, y por esto suelen proponer una severa limitación de espacio, limitación que por otro lado me parece favorable, por algunas cuestiones que voy a analizar a continuación.

Colores brillantes: miles de años de evolución y nuestro
cerebro sigue cayendo en las mismas trampas.


Los problemas de definir los juegos de rol.
Los juegos de rol son una actividad maravillosamente compleja. No digo compleja en el sentido de algo engorroso, difícil o riguroso (aunque muchos juegos lo sean), sino en el sentido de que a la hora de jugar rol se desarrollan una enorme serie de acciones, algunas de las cuales parecieran brotar espontáneamente y ser de difícil sistematización. Hay una pseudo-interpretación teatral de personajes, una narración colectiva, en muchos casos un cálculo aritmético de probabilidades, etc. Esta naturaleza multiforme de los juegos de rol es precisamente lo que genera la problemática a la hora de definirlos: para distintos jugadores será más importante algunos de esos elementos que el resto, y esto hará que las definiciones se enfoquen en aspectos diferentes del acto de jugar rol.
Considerando esto, las definiciones con las que usualmente me he topado generalmente pecan de uno de dos errores: o se vuelven muy específicas respecto a un juego de rol (o un tipo de juego de rol) en particular, o intentan detallan todo el vasto campo de opciones dentro de los mismos.
En el primer caso son muy usuales las menciones a los dados poliédricos, las hojas de personaje, las mecánicas de resolución binarias, lo que es un director de juego, narrador o máster, la presentación en grandes manuales, y algún que otro elemento “clásico” en los juegos de rol más tradicionales. Acá el error es tanto tomar la parte por el todo como dar demasiada información que al lector neófito no significa nada en absoluto.
En el segundo caso generalmente la cantidad de información tiende a abrumar al novato: mencionar que hay juegos con director de juego y juegos sin director de juego, sin que el novato tenga demasiado en claro qué es eso, demanda un esfuerzo imaginativo colosal sin dar demasiadas herramientas prácticas para que el oyente logre imaginar algo más o menos definido, y preferentemente divertido.
Ambos tipos de definiciones resultan excesivas, dan más de lo que hace falta. Lo cual no sería necesariamente un problema si no fuera por lo siguiente: no dan lo suficiente de lo que hace falta.

El acercamiento hacia el novato.
Una definición tradicional de lo que es un juego de rol se limita a lo descriptivo, y como se mencionó, la naturaleza compleja y problemática de los juegos de rol los hace algo muy difícil de graficar. Se le está dando de golpe al novato una serie de elementos con los que probablemente nunca antes se haya relacionado en su vida (dados poliédricos, narración colectiva, juegos de mesa colaborativos) y se le pide que una todos esos elementos extraños para imaginar una situación aún más extraña donde todos ellos confluyen.
Se puede tratar de zanjar la situación intentando hacer más familiares estos elementos extraños: se usan dados similares a los de seis caras; se cuenta una historia entre todos como cuando en tu infancia jugabas a policías y ladrones; se interpreta un personaje sin seguir libreto como en teatro improvisado, etc. Pero nuevamente se está pidiendo al receptor que haga todos estos pequeños esfuerzos imaginativos y luego los tome en conjunto y los una para imaginarse algo que nunca antes vio. Pareciera una tarea que raya lo imposible, y nos acercamos así a la frase citada: “solo se entiende qué son los juegos de rol jugándolos”.
Pero, ¿por qué solo se entiende qué son los juegos de rol jugándolos? La idea detrás de esa frase privilegia la exposición práctica por sobre el desarrollo teórico que brindan las definiciones más descriptivas. Hay una idea de que mostrando el objeto se logra una mayor comprensión que describiendo al objeto. Es la vieja idea de que el lenguaje es un entrometido, un medio defectuoso, una condición lastimera que nos ata. Jacques Derrida en un texto como La farmacia de Platón, analiza todos estos presupuestos que vienen ya acarreados desde aquel pensador clásico y atraviesan toda la historia del pensamiento occidental.
¿Qué deducir de los aportes que pueda llegar a hacer Derrida sobre la cuestión? Lo dicho en el primer apartado: la comprensión de los juegos de rol no está atada a la sola presencia del objeto-situación juego de rol, sencillamente porque la “comprensión” como concepto es algo difuso que está ahí solo para darnos solo cierta comodidad y confianza respecto a nuestra relación con un mundo extraño y sorprendente. Ah, empezamos por los juegos de rol y terminamos minando la idea de que en realidad podamos comprender algo: como me gusta Derrida.

Típica reacción de una persona que no conoce los juegos
de rol cuando tratás de explicarle de qué se trata.


Hacia una definición menos teórica y más práctica.
Saltando el cerco y el obstáculo que propone la limitación de la comprensión a la exposición ante el objeto-situación, es posible animarse a presentar un texto que introduzca novatos a los juegos de rol. Pero, claro, intentando evadir las trampas de las definiciones meramente descriptivas. Mi idea es que hay que hacer del texto un acontecimiento, una experiencia. Hay que hacer del texto un objeto-situación.
Aplanando un poco el discurso, creo que habría que hacer que aquella persona que lea el texto introductorio juegue rol al leer. El desafío es hacerlo a través de las limitaciones que proponen los medios. Mencioné volantes y panfletos, pero también mensajes en las redes sociales. El mensaje en sí debería ser tan breve que pudiera entrar en un fragmento diminuto de papel y que pudiera ser leído rápidamente. Por lo general se considera que el lector promedio procesa entre doscientas y trescientas palabras por minuto. Vayamos hacia lo seguro, presuponiendo la cifra menor. Sin embargo, un minuto sigue pareciéndome demasiado. El primer acercamiento a los juegos de rol para un novato debería entrar con una velocidad y contundencia feroz que asalte al lector en cuestión de segundos. Digamos, en treinta segundos. ¿El resultado esperado? Un texto introductorio de menos de cien palabras. Hagamos el intento:

Imagina que eres un superhéroe. Un tren descarrila poniendo en riesgo la vida de cientos de inocentes. Mientras, en el otro extremo de la ciudad, tu archienemigo tiene secuestrado a tu mejor amigo. ¿A quién salvas? 
Decisiones como esas son las que enfrentas cuando juegas un juego de rol. 
No todos tratan sobre superhéroes. Así como hay películas de distintos géneros, también hay juegos de rol sobre distintas temáticas usando  diferentes reglas para orientar una historia que cuentan entre todos.

Ochenta furiosas palabras que intentan transmitir qué son los juegos de rol a quien nunca antes haya jugado uno. Pero, ¿qué está pasando en esas ochenta palabras, y por qué las considero más eficientes que las definiciones que tradicionalmente intentan explicar los pormenores del hobby?
En este breve fragmento el texto se divide en tres párrafos que conforman tres partes: la primera es una situación hipotética que empuja al lector a figurarse una situación imaginaria y a decidir cuál sería su acción ante esta. En otras palabras: se le está asignando un rol y se lo invita a jugarlo. La segunda parte del texto en una oración marca la familiaridad de esta experiencia que acaba de tener el lector con esta cosa extraña y desconocida que son los juegos de rol. La tercera y última parte abren el panorama y con una analogía basada en el cine y sus géneros comienza a desplegar el amplio horizonte de los juegos de rol. Práctica y teoría, aunadas en un texto breve.
Un panfleto debería adaptar el texto al dialecto correspondiente al lugar donde se realicen los eventos o juntadas periódicas, así como también los datos para encontrar el lugar. Pero creo que la base para acercar a un completo neófito a la idea difusa de lo que son los juegos de rol está proporcionada por ese texto.

Un paso más allá
Respecto a las redes sociales específicamente, está el caso de Twitter, una de las más populares, que restringe los mensajes a un total de 140 caracteres. Se podría intentar fijar los límites usando esa cantidad de caracteres como frontera. ¿Qué nos quedaría entonces? Lo siguiente:

Eres un héroe. Por un lado está en riesgo la vida de cien inocentes. Por otro la de tu mejor amigo. ¿A quién salvas? Eso es un juego de rol.

Quizás surja una duda, de una forma más radical que ante el primer texto introductorio sugerido, pero que se arraigan en una misma cuestión: ¿Es suficiente esto como para dar una idea completamente acabada de lo que son los juegos de rol? No.
Pero esa es una pregunta con trampa. ¿Por qué? Porque precisamente se caracterizó en este artículo a los juegos de rol como una actividad compleja y problemática, cuyos aspectos formantes escapan a la total disposición y al ordenamiento rígido en una definición. Los juegos de rol son un cuerpo en continuo movimiento, y tanto los desarrolladores como los jugadores se encargan de que esto así sea. Las definiciones otorgadas no alcanzan para dar una idea completamente acabada de lo que son los juegos de rol por una única razón: no existe tal cosa como una idea completamente acaba de lo que son los juegos de rol.

Esa apertura es lo que permite la existencia de foros de discusión, charlas y debates entre aficionados, y sin ir más lejos, blogs como Runas Explosivas.


Como contamos en un reciente artículo en la página de Editorial Rúnica, este fue el folleto que usamos para promocionarnos. Hacia el final pueden ver la adaptación que hicimos de las frases propuestas aquí.

16 comentarios :

Publicar un comentario