Rolerosofía: Rolear y Narrar

24.12.14

Rolerosofía: Rolear y Narrar


Los “jugadores” rolean, los “directores” narran.

Pff, séee, claaaro.


¿Qué es “rolear”? ¿Qué es “narrar”?



Mantené la calma y decí "vamos a rolear"
Rolear


Normalmente, se entiende que rolear es hacer cualquier cosa que esté directamente relacionado con lo que pasa en el mundo ficticio imaginado por los participantes.


Ahora, parece haber una tendencia general: tirar dados, sin importar que tenga o no resultados directos en la ficción, no cuenta como rolear.


Al parecer, para “rolear” es necesario un cierto estado mental en el que te planteás lo que sucede en la ficción como algo que debe acaparar todas tus energías y pensamientos en pos de emular a tu personaje de una u otra manera.


Poner una voz distinta a tu voz normal, hacer un acento particular, elaborar y representar un discurso, tomar una decisión sin usar toda la información de la que disponés porque tu PJ no la tiene, y muchas otras cosas pueden entrar dentro de la categoría de “rolear”, siempre para tratar de emular “lo que haría mi personaje”. Para hacerlo más real, más verosímil.

Narrar


Ahora, narrar. Los directores “narran”, y eso es diferente de rolear porque… ehm… esteeeeeeee…



Director de juego: "¿Te dije que podías tirar los dados?"


Algunos me dirán “y, porque tienen que controlar todo el entorno de los personajes, incluidos PNJs, y no te olvides de que tienen que dirigir la aventura desde el principio al final”. Tareas que normalmente se le atribuyen a un director. “Y no sólo eso, debe hacerlo con estilo y elegancia, para meter a los demás en atmósfera”.
Crítica al uso de los términos susodichos

Eso es lo que se entiende normalmente.



No está mal en realidad. Es una distinción funcional y práctica. Pero, como muchas otras cosas, suele llevarse al extremo, y la cuestión termina al final en un “role-playing vs. roll-playing”. Rolear o tirar dados (entendido por esto un “aplicar o discutir las reglas *duras* que usamos”; qué quiere decir reglas “duras” queda por fuera del alcance de este artículo).


"No dejes nada a tu imaginación"

El “porqué” de las cosas y otras comillas


¿Por qué se lleva al extremo? Porque “rolear” se puede glosar, “““etimológicamente”””, en “jugar rol”. Para muchos, este estado mental agota la actividad de jugar rol (es todo y lo único que puede ser clasificado como “jugar rol”, lo demás es accesorio). Aunque muchos negarían esto si se les dice en éstos términos, muchas veces es la opinión que subyace a los debates criticados anteriormente (sí, era una crítica).
Digresión menor

(A menos que piensen que son perfectamente conscientes de todo lo que pasa por sus cabezas y que eso que pasa por sus cabezas es coherente, creo que no es difícil entender cómo uno puede sostener argumentos que defienden una postura a la que uno no adhiere.)

Preguntas argumentales


¿Eso es todo lo que yo hago cuando juego rol? ¿Qué hay de tirar dados? ¿Qué hay de elegir las estadísticas que definirán a mi personaje, elegir cómo representar sus rasgos, ventajas, problemas, etcétera, en la mecánica del juego? ¿Qué hay de usar a mi personaje no como alguien con su propia vida y opiniones y psicología, sino como un medio para descargar mi estrés semanal? ¿Qué hay de, simplemente, usarlo como herramienta para divertirme un rato con amigos? ¿Qué hay de generar conflictos en esos personajes, contradicciones lisas y llanas, o de hacer a los personajes bien, pero BIEN chatos y unidimensionales, en pos de un determinado efecto en la ficción que todos compartimos o en las caras de mis amigos roleros?

¿Acaso ésto no es jugar rol?
Al hacer los directores algo básicamente distinto (“narrar”), ¿es que no están jugando rol? ¿O sólo juegan rol cuando “rolean” un PNJ? (Éste es un argumento mucho más débil, así que si quieren atacar, les recomiendo que empiecen por acá.)
El grano del asunto (y más comillas y paréntesis)

Creo que es más sano quedarme, entonces, con la primera definición de “rolear” que aventuré: “cualquier cosa que modifique o cree algo en la ficción que comparten los participantes (jugadores y directores por igual)”.
Ahora, bajo ésta definición, todas las actividades de la lista siguiente (y más: los invito a decir qué actividades más en los comentarios) son “rolear”:
  • Hacer una voz o un acento como si fueras tu personaje.
  • Describir cómo suena la voz de tu personaje.
  • Hacer un soliloquio como si fueras tu personaje.
  • Describir cómo tu personaje pronuncia su discurso e ir al grano directamente.
  • Tomar decisiones usando sólo la información que tu personaje conocería.
  • Tomar decisiones usando toda la información disponible, la conozca o no tu personaje.
  • Describir floridamente, con estilo y elegancia, el entorno, para que quede bien asentado en las cabezas de los demás participantes.
  • Describir escuetamente, para ir directo a lo que es importante.
  • No describir un carajo, y hacer preguntas para que describan otros (esto quizá está en el límite…).
  • Dirigir la aventura según un esquema ya planteado, más o menos elaborado según las circunstancias y deseos del director.
  • Dirigir la aventura para descubrir qué sucede a continuación.
  • Tirar un dado para ver qué sucede con respecto a determinada cosa en la ficción.
  • Citar una regla (escrita en un manual de instrucciones, de ambientación, o acordada por los participantes) que modifica (aunque sólo sea para uno de los presentes) directamente lo que sucede en la ficción en este mismo momento (“sólo los elfos pueden correr más de 10 metros en un segundo, así que ese tipo de ahí debe ser uno”).
  • Reaccionar a algo que pasa en la ficción (bueno, acá estoy torciendo bastante la definición, hasta darla vuelta por completo, pero creo que sirve de todos modos).
Dados: tirá éstos para ser un apostador que siempre gana

Sería muy interesante si nos cuentan anécdotas que sirvan para agrandar esta lista, si les place.
Por supuesto, también los invito a cuestionar y/o expandir mi propuesta, :).

0 comentarios :

Publicar un comentario