Tirada de Diplomacia: Graciela "Greis" Rapán

6.2.15

Tirada de Diplomacia: Graciela "Greis" Rapán



Este viernes en la columna de Tirada de Diplomacia de Runas Explosivas comenzamos a saldar una cuenta pendiente que tenemos con nuestra comunidad local de jugadores de rol. Desde los comienzos de este blog, sus autores consideramos que sería interesante dar la palabra no solo a figuras editoriales de prensa mayor, como podrían Vincent Baker o Jason Morningstar, sino también a aquellas personas que comenzaron a construir los pilares sobre los cuales se erige la escena rolera local. Gente que fundó los primeros clubes de rol, que celebró los primeros eventos, que vio nacer el hobby.
De entre estos pioneros, decidimos contactarnos con Graciela, alias la Tía Greis, para que nos comente cómo era el mundo del rol en Buenos Aires cuando ella comenzó a jugar. Amablemente accedió a responder a nuestras preguntas, y el resultado de este díalogo es el artículo que compartimos con ustedes a continuación.


Saludos Greis, y muchas gracias por tener este diálogo con nosotros. Si te parece bien, empecemos la entrevista desde un plano más personal: ¿Cómo comenzaste a jugar rol? ¿Cuáles son tus juegos predilectos?

¡Hola! En la década del 80' (jajaja, parezco mi abuela hablando) había una revista llamada "Juegos de Mente". Ahí salió una nota que explicaba que en Estados Unidos estaba haciendo furor un juego que te permitía vivir una aventura en equipo. Yo me entusiasmé y pensé que debía de estar muy bueno jugar algo así, pero que nunca iba a llegar a la Argentina. Años después, pasando por una librería, vi la vidriera llena de libros con dragones en la tapa. Entré y le dije a la vendedora 
- Yo quiero jugar a eso
- Tenés suerte - me dijo - hay una reunión de jugadores dentro de unos días. Acá tenés el teléfono.
Eran épocas pre-internet, no había la inmediatez en las comunicaciones que tenés hoy. Llamé y pedí que me guardaran un lugar, que me cruzaba todo Buenos Aires para ir. Esa "reunión" fue el primer ConJuRo de "Juegos De Qué?" y la primera vez que jugué rol.
Mis juegos predilectos... Depende. Para novatos, el mejor me sigue pareciendo Star Wars D6. Es un sistema fácil, intuitivo, todo el mundo conoce el universo y cualquiera tiene dados de 6 caras en su casa.
Para jugar yo, cualquier cosa si el master es bueno y hay cooperación. He jugado Cthulhu, D&D (2da, 3ra y 4ta), Séptimo Mar... Me gustan los juegos donde hay aventura y donde se trabaja en equipo. Por eso no me gusta Vampiro ni los juegos de intrigas, aunque reconozco que trajeron muchas chicas al mundo del rol.


La era pre-internet, como la llama Greis, guarda sus secretos al punto que se nos hizo imposible conseguir imágenes de los logos usados en los Con.Ju.Ro.s y en ¿Juegos de Qué?

Formás parte de la escena rolera de Argentina casi desde sus orígenes, y por lo tanto seguro tenés una visión abarcativa de sus diversos momentos. ¿Te animás a describir someramente cómo fue cambiando el rol a nivel local durante las últimas décadas?

Creo que no ha cambiado tanto. Hubo un pico de clubes y jornadas roleras alrededor del 2000 y luego empezó a decrecer. Por un lado, porque los que fundaron los clubes ahora están casados, con hijos y nadie tomó la posta. Por otro lado, a veces es difícil conseguir un lugar que te permita reunirte con regularidad con mucha gente, generalmente sin pagarles y comprando lo mínimo en el buffet. Y por otro lado más, porque los roleros pelean mucho entre ellos y los clubes se disuelven.
Eso y la posibilidad de jugar rol por internet hizo que los clubes sean una especie en extinción, lamentablemente. Pero igual siguen saliendo juegos nuevos, hay clubes que no se rinden y gente a la que le sigue gustando ver la cara de los otros miembros de la party y no un avatar.


En este artículo los autores del blog reflexionan sobre los alcances y los límites de las mesas virtuales.

Dentro de tu participación en el hobby fuiste la responsable de sostener por muchos años el sitio Qué es el rol, dedicado a orientar gente que comenzaba a sentir una curiosidad por nuestro pasatiempo. ¿Cómo describirías esa experiencia?


El sitio sigue existiendo (o debería, ahora lo estoy migrando de hosting y tengo algunos problemas) y trato de mantenerlo actualizado. La idea fue, en su momento, brindar información a la gente "no rolera", sacar el miedo a las madres de que el nene no se iba a unir a un culto satanista ni iba a empezar a matar gente por jugar rol.
Cada tanto me contacta algún periodista y me dice que la información le sirvió mucho, o gente que quiere empezar a jugar y agradece que se lo expliquen. Es gratificante.
"¿Qué hechizo lanzaste, Debbie?"
"Usé el hechizo de lazo mental en mi padre. Él estaba intentando hacerme dejar de jugar D&D"
Fragmento de Dark Dungeon, un conocido comic anti-D&D.

Desde Runas Explosivas nos pareció notar que el 2014 fue un año donde el rol experimentó un resurgimiento, con la creación simultánea y aparentemente espontánea de varios grupos de Facebook, así como la fundación de nuevos clubes de rol y la celebración de varios eventos afines. ¿A qué te parece que se puede deber este renacer?

Creo que por más que el rol virtual tenga su atractivo, hay algo que no te da y es la camaradería de compatir una mesa, un paquete de galletitas y la desesperación de tirar un dado y ver que sale un 1. Facebook es una gran herramienta para armar encuentros y además me parece que el rol está perdiendo -¡por fin!- esa leyenda negra que quisieron encajarle alguna vez.

El Concilio de Roleros del Oeste, el Frente Rolero Argentino y ¿Jugás rol en Buenos Aires? son algunas de las comunidades locales que actualmente promueven los juegos de rol en Buenos Aires.

Y por último, nos gustaría cerrar la entrevista con algún tipo de proyección fruto de tu reflexión. Habiendo pasado por la historia local de la escena rolera, ¿cuál te parece que es su futuro? ¿Cúales te parece que son sus mayores desafíos para lograr crecer?


Creo que el mayor desafío que enfrentamos y que nos queda vencer es el dejar de competir entre nosotros. Dejar de creernos elegidos, miembros de una elite; aceptar que el rol es un pasatiempo como cualquier otro y tirar todos para el mismo lado para lograr que se difunda.
Yo tuve un proyecto para enseñar historia jugando rol en las escuelas primarias y lo dejé de lado porque es impracticable por falta de masters. Es una pena, porque si en vez de decirte que San Martín cruzó los Andes te lo hacen vivir como uno de sus soldados, no solo no te olvidás más sino que tomás conciencia de lo heroico que fue. Pero es imposible porque necesitás de 5 a 6 masters por grado.
Si dejamos de ser una "tribu urbana" y hay tantos roleros como pibes que juegan fútbol o basquet, ése y otros proyectos similares pueden llevarse a cabo.
Mientras los clubes sigan peleando por ver quién tiene el dado más grande, sólo será un sueño.


5 comentarios :

Publicar un comentario