Tirada de diplomacia: Francisco Bustos

17.4.15

Tirada de diplomacia: Francisco Bustos


Costó volver al ritmo de publicaciones después de nuestra visita a la TerraCon, pero con mucha alegría llegamos al fin de la semana. Y para continuar con nuestra cobertura del encuentro rolero más grande de Chile queremos compartir con todos ustedes una entrevista con Francisco Bustos, miembro de Roleros.cl y organizador de la TerraCon. Así que, sin mayores preámbulos, abramos el diálogo con un gran representante de la comunidad chilena de juegos de rol.



Muchas gracias Francisco por respondernos estas preguntas y compartir un momento con todos nosotros. Comencemos hablando un poco sobre vos y tu relación con el hobby: ¿Cómo y cuándo comenzaste a jugar rol? ¿Cuáles son tus juegos preferidos hoy en día?

Gracias a ustedes por esta oportunidad de poder compartir sobre algo que me apasiona: los juegos de rol.
Al salir del Servicio Militar, en el año 2000, me puse a trabajar como Maestro Pokémon en una empresa de telefonía (sí, tal cómo suena). En ese tiempo habían unas tarjetas de pre-pago de Pokémon con las cuales podía comunicarte con un Maestro Pokémon. Al otro lado de la línea estábamos nosotros, un grupo de jóvenes aficionados a los videojuegos y cómics, entre otras cosas. Y entre esas otras cosas, algunos conocíamos los juegos de rol, pero nunca habíamos jugado. Una buena tarde mis compañeros de trabajo me invitaron a sumarme a Deadlands: The Weird West. Aún recuerdo mi excitación, Deadlands es un juego de horror, pero yo no podía parar de reír, tal era mi alegría por jugar. Fue amor a primera vista con los juegos de rol.

Actualmente, mis juegos preferidos (no exactamente en orden) son:

Mouse Guard Roleplaying Game. Me parece un buen ejemplo de excelencia en el diseño; cada mecánica está puesta ahí por una razón, dentro de un micro-entorno que le permite al grupo de jugadores invertir sus emociones y controlar la ficción sin problemas.

The One Ring. Pocas veces uno ve algo hecho con tanto amor y honestidad por la obra original que ha inspirado este juego. Los diseñadores han capturado el tono y color de la Tierra Media, ofreciendo sólidas mecánicas de juego que funcionan especialmente bien en campañas.

Dungeon World. Es uno de esos juegos que cuando los lees o llevas a la mesa piensas: ¿cómo no se me ocurrió esto antes? Siento que Dungeon World no sólo es un gran juego que le ha dado una importante frescura al mercado, sino además es un tratado de buenas prácticas sobre cómo jugar rol.

¡Dados y Pokémon!

Durante la TerraCon te vimos a vos y a los organizadores de Roleros.cl yendo de acá para allá, trabajando para que la convención salga perfecta. Se los vio como un grupo sólido y bien aceitado en su apogeo. ¿Cómo surgió, creció y maduró ese grupo?


Con mi hermano participábamos en un foro en línea chileno sobre juegos de rol, en dónde no nos sentíamos a gusto. Sentíamos mucho hermetismo de parte de un núcleo que controlaba lo que se decía y cómo había que decirlo. Nosotros también eramos bastante ariscos entonces. He conocido a muchos de los participantes de ese foro personalmente y no eran malas personas después de todo. En verdad el ambiente era el malo.

Se nos metió en la cabeza fundar una nueva comunidad amable, horizontal, inclusiva y sobre todo, transformadora. Queríamos ser un aporte para la escena chilena, la cuál sentíamos en parte estancada con prácticas de décadas anteriores. Esperamos a tomar un buen dominio web y lo conseguimos: Roleros.cl. La marca potente y las políticas de respeto, más trabajo por los jugadores y no por nosotros mismos, nos posicionaron rápidamente como un masivo grupo en Facebook. Luego comenzamos a generar contenidos, primero noticias y luego artículos de opinión sobre tendencias en diseño y formas de jugar. No somos muy constantes en la publicación, pero hemos dejado algunas huellas.

Con el tiempo se fueron integrando más personas al núcleo, con el mismo espíritu de servicio a la comunidad de roleros. Realmente amamos los juegos de rol y nos alegramos cuando vemos gente jugando o llegan nuevas personas a esta afición.

Foto cortesía de Universidad Friki


Adentrémonos un poco más en la TerraCon. Durante esta convención tuvimos el agrado de ver stands de todo tipo de comercios afines al hobby, así como la articulación con sectores lúdicos cercanos como los wargames, los juegos tácticos de cartas y los eurojuegos. Además de esto hubo una presencia fuerte de mesas con juegos de rol de todo tipo, repletas de jugadores y hasta una entrevista transatlántica en vivo con editores españoles. ¿Cómo se organiza un evento de esta magnitud? ¿Qué consejos podés dar desde tu experiencia a aquellos que quieran hacer algo similar en otros lugares del mundo?

Hace dos años que no había una convención masiva en Chile, las ganas estaban y también teníamos en mente enfocarnos en los juegos de mesa. Quisimos dejar de lado actividades como exhibiciones de arquería o esgrima, danza celta o tabernas. Y es porque sentíamos que hoy eso está bien representado en las Ferias Medievales. Y así es como nació TerraCon.

Para levantar TerraCon había que mover muchas voluntades. La más importante en este caso fue la de los dueños de casa: el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Santiago, quienes no sólo actuaron como organizadores, sino que además garantizaron un excelente recinto para desarrollar el evento. Habrán notado que las agrupaciones, tiendas y expositores invitados estaban muy felices y agradecidos por el espacio brindado. Lo que hicimos fue algo bello, algo hecho con amor.

Roleros.cl, Senderos de Magia y Logia Imperial junto a Caleuche Hobbies fueron un importante catalizador de las áreas de rol, tablero y miniaturas respectivamente. De ahí surge la masividad, de entender que todos estos pasatiempos están estrechamente emparentados. Y los fanáticos de unos son los mismos fanáticos de otros. Los clubes locales como CROU y Corpus fueron clave en atender las demandas del momento. La lista de demostradores es más larga aún y eso nos contenta y motiva porque hay una industria de juegos de mesa en Chile que está asomando la cabeza.

Los contactos vía Hangout con las editoriales españolas conBarba y NoSoloRol, "les subieron el pelo" (como decimos en Chile) a TerraCon, pero sin duda la presencia de Editorial Rúnica fue el sello de oro con intervenciones de alta calidad, una presencia que además nos entregó un nuevo horizonte: los sueños son posibles de realizar.

Mi consejo para quienes deseen organizar un evento de juegos es que valoren y traten con respeto a todos quienes vienen a aportar un granito de arena. Esto significa, que tengan la capacidad de escuchar a quienes conocen bien cada área. Hay muchas personas con experiencia e ideas que no pueden ser ignoradas. Estas convenciones las hacemos entre todos.


Los dados volvieron a sus bolsas, la gente se fue retirando y las luces de la biblioteca de la Usach se apagaron. Pero dentro de cada uno se agitan los recuerdos por las emociones vividas. En tu caso, ¿cómo recordás la TerraCon? ¿Qué balance podés hacer de la convención?


En estos momentos recuerdo TerraCon como algo casi irreal. Tanto entusiasmo. Ya caída la noche estábamos todos eufóricos, nadie se quería ir. Una verdadera fiesta.

Fue muy loco todo en verdad: ver tanta gente de todas las edades, hombres, mujeres, niñas y niños; chilenos, argentinos, colombianos. Ese era uno de nuestros deseos, que fuese un evento diverso y familiar, salir un poco del nicho "ñoño", como le dicen acá, y acercarnos a la idea de que los juegos son para todos. TerraCon nos ha demostrado que las barreras de entrada han disminuido.

Me contenta recordar también que todas las áreas de juego funcionaron sin problemas. Y es que de alguna forma era de esperar: TerraCon es un auténtico evento para jugadores, es decir, no tiene actividades en dónde los organizadores entretienen a los asistentes, sino que los asistentes se entretienen solos. Ese es el espíritu, confiamos en el jugador autónomo, nosotros solo ponemos el espacio y facilitamos los encuentros para que se desarrollen los juegos. Las agrupaciones amigas que vinieron aquel día lo entendían de la misma forma y por ello se formó esa armonía, ese intercambio.

Pienso también en la diversidad de las mesas de rol, teníamos mesas de Icons, Atomic Robo, Kobolds Ate my Baby, Puppetland y Savage Worlds, por ejemplo, ¡entre muchas otras!. Ello da cuenta de cómo la escena ha ido transitando hacia nuevas formas de juego. Estamos en una nueva etapa, más madura y con nuevas generaciones de jugadores que quieren participar activamente en la experiencia de elaborar la ficción.

Y bueno, también tenía un poco de temor que el sistema de pizarra electrónica del área de rol fuera a tener algún problema. Pero corrió como una brisa durante toda la convención. Ahí los méritos son para mi hermano quién lo programó y para los operadores que trabajaron en el panel de inscripción todo el día. Es un gran capital que nos queda, para llevar a próximas convenciones donde nos inviten. Es importante ir profesionalizando cada área para tener una convención de calidad.

En fin, nuestro balance es positivo, pero tenemos importantes desafíos en ambientación, comunicación y difusión que queremos asumir con responsabilidad.



Unas 500 personas pasaron una tarde a puro juego el sábado pasado en la TerraCon, y todos quedamos a la expectativa de un próximo evento. Así que, la pregunta obligada es: ¿Cuál es el panorama a futuro? ¿Va a haber más convenciones de esta índole?


Por lo pronto, tenemos un segundo semestre vacante dónde algunos han comenzado a imaginar que podría hacerse algo más pequeño. ¡Quién sabe! Ahora en mayo habrá un "I Encuentro de Prototipos de Juegos de Mesa" acá en Santiago, así que la escena local está en movimiento. ¡Esperemos que sea un gran año!


Y con esto cerramos la semana... Nos vemos el lunes con una nueva entrega de la Gaceta Rúnica, y si quieren saber más sobre la TerraCon, el miércoles les vamos a ofrecer un reporte completo, íntimo y desfachatado sobre nuestra experiencia visitando esta hermosa convención.

0 comentarios :

Publicar un comentario