Cuentacuentos: quemando la Tierra Media (III)

29.7.15

Cuentacuentos: quemando la Tierra Media (III)


A ver, tampoco voy a hacer una crónica de todas las sesiones que jugamos, en parte porque no me acuerdo el orden de algunos hechos, pero el punto de una tercera parte de ésto (acá la primera y acá la segunda) es contar el FINAL DE CAMPAÑA (léanlo como un grito de batalla, xD).

EL FIN

Bag, el Hobbit

El hobbit llegó a la tienda de campaña buscando al elegido, y tan pronto lo vieron se burlaron de él; sin embargo, le causó tanta gracia a Nagigoth que, cuando Korlak quiso comerlo, lo frenó para evitarlo. Así, como el payaso personal del Asesino de su Sangre, inició Bag su viaje para descubrir de dónde venían los hobbits.

Bag es un tipo muy motivado, pero se choca con una realidad mientras están lidiando con el problema de los enanos mezquinos (todo terminó en un baño de sangre y el suelo cayendo sobre las cabezas de nuestros ¿héroes? mientras seguían en los laberintos subterráneos cavados por los enanos): nadie, NADIE sabe qué es un hobbit, y lo toman por un niño con pelos en los pies, o un enano especialmente pequeño y lampiño. Así que, entre otras cosas, decide hacer un nombre para los hobbits, para que todo el mundo conozca ese nombre y para que los hobbits salgan al mundo a reclamarlo.

Así logró ganarse la confianza de Nagigoth: juntos convencieron a la segunda hija de Thingol, Andariel (casualmente la ex-enamorada del Mago), de compartir cuerpo con el Fëa del Elegido, tanto para liberarlo de su prisión, como para que aprenda un poco de humildad, como para poder cumplir sus anhelos más profundos (en este caso, revivir a su amado). Así que los tres fueron a tratar de convencer a Thingol de que liberara al Elegido, y por algún motivo que aún no se conoce, el Mesías pudo participar en la discusión. Al final lo lograron, con la condición de que Andariel estuviera siempre en control y que fuera siempre protegida por un guardaespaldas personal elegido por el rey elfo; además, debían probar que eran dignos del poder, y enfrentarse a los bárbaros que tomaron Dor-Lómin luego de la Batalla de las Lágrimas Innumerables, y luego del mal que se centraba en la nueva montaña solitaria que había sido creada por descuido del Mesías.

Algo así, pero el Mesías es seguramente más feo...


Lucas, el jugador del Elegido, aceptó la propuesta; lo reglamos así: su PJ estaba en contacto mental permanente con Andariel, pero no podría tomar control sobre su cuerpo a menos que ella fallara una tirada de Steel, por el tiempo en que ella vacile, salvo que un Instinto dijera lo contrario. Así que escribió un Instinto que le permitía usar su Fe siempre que sus amigos corrieran peligro de muerte.

La Primera Redención

Nagigoth, Bag, el Elegido y Andariel volvieron con su pueblo y lo armaron para la guerra: librarían Dor-Lómin del yugo de los hombres corruptos del este.

Tomaron la ciudad y la liberaron. Nagigoth había sido herido severamente, y debió pasar mucho tiempo en reposo recuperándose, mientras Morwen (líder legítima de Dor-Lómin), Korlak y él (con consejo de Bag y el Elegido) se encargaban de mantener la paz entre los hombres y los orcos. Nagigoth consigió así renombre entre los pueblos libres como el único orco Amigo de los Elfos, y Bag consigió renombre para su pueblo también por su participación; el Mesías aprendía su lección poco a poco, al ver cómo incluso sin su intervención sus amigos podían triunfar y traer el bien y la paz. Nagigoth estaba aprendiendo etiqueta, retórica y incluso estaba considerando abandonar el canibalismo para adoptar la agricultura, gracias a la insistencia de Bag, ahora su amigo de confianza (sí, él sería el primer orco en tener un "amigo" de verdad, y no una simple herramienta).

Pero esto no iba a durar: tan pronto Nagigoth se recuperó, el ejército se retiró, y vovlieron a donde había estado su ciudadela. No la usaron, sino que armaron campamento cerca de ella y se dispusieron a dormir.

Redención por ayudar... y por ser humilde


Creo que la liberación definitiva de los enanos, la que menciono antes, con baño de sangre y el techo subterráneo derrumbándose a causa de la terrible fuerza de Nagigoth sucedió justo en estos momentos, pero la verdad mi memoria falla mucho.

El rapto de Bag y el descubrimiento de la purificación

Con lo que no contaba nadie era con el primo de Nagigoth, Abdul (su Relationship), envidiando al antiguo orco terrible y brutal: según él, desde que había llegado el hobbit, el Asesino de su Sangre se convirtió en una parodia bizarra de un orco, permitiendo incluso que dos malditos elfos (Andariel y su guardaespaldas) se pasearan tranquilos, escuchando consejos de una pulga deforme en vez de los suyos propios. Así que trató de asesinar a Bag, pero este reaccionó a tiempo y logró huir en lomos de un Great Wolf que, justamente, venía a buscarlo para hacer un trato con él, que era el más cercano a Nagigoth y podría convencerlo de devolverle a su hijo, Pucho (la montura personal del guerrero orco).

Así que este lobo, Viento del Oeste, se llevó a Bag con su extraña manda a través del mundo espiritual. La manada estaba compuesta por un Dominante que había perdido su anterior manada poco antes, y una loba Fantasma, mientras que Viento del Oeste era un Cazador de Espíritus. Se supone que los Fantasmas y los Cazadores de Espíritus están en guerra, pero éstos debían trabajar juntos para sobrevivir, y por eso el líder era el más joven de todos, el Dominant. Entre todos lograron convencer a Bag de que los ayudara a liberar a todos los lobos que lo quisieran del yugo de los orcos, para así componer una manada aún más grande, a cambio de enseñarle a Bag como librarse de su más reciente temor: la Corrupción que lo había infectado por su abuso de la magia de suerte.

Esto tiene que ver con el sistema de magia de Practical Magic, que Fede, el jugador de Bag, compró durante la creación de PJs. Su PJ tenía como 30 skills abiertas, pues para todas (excepto alguna que otra) usaba Sorcery en reemplazo gracias a este sistema de magia. Le dije que la magia humana tenía un costo en este mundo: si tu Forte llegaba a 0 a causa del Tax, ganabas automáticamente Corruption en el exponente adecuado. Estaba todo bien con Corruption hasta que le dio lo que él no quería: barba pulposa. ¡Los hobbits no tienen barba! ¡Mucho menos tentáculos en vez de pelos! Por primera vez se vio cuestionada su integridad como hobbit, y decidió sacárse de encima lo antes posible esta corrupción, junto con esa barba tentacular del demonio, para volver a ser un simple y propio hobbit.

El entrenamiento fue duro, pero al final lo lograron: combinando los poderes y la sabiduría de los Fantasmas, los Cazadores de Espíritus y la Magia de Suerte para descubrir el origen de la Corrupción y así poder contrarrestarla, crearon una nueva habilidad, la habilidad de Purificación (Root: Forte/Will). Con otro poco de entrenamiento podría purificarse lo suficiente como para librarse de su deformidad.

Parte del duro entrenamiento de Bag por Purificarse


Al final volvió con Nagigoth y su ejército en el momento en que estaban a punto de partir para acabar con los balrogs que la inteligencia de avanzada decía que poblaban ahora la montaña creada por el fallo del Mesías, los mismos 6 balrogs que habían asesinado antes a costa del Mago y la mitad del ejército de Nagigoth. Se unió a ellos junto con Viento del Oeste y el resto de la manada, y juntos irían a enfrentar a estos 6 demonios del infierno y destruirlos de una vez por todas...

Intermedio: la creación de Brynhildr

Para matar a un ser espiritual (los balrogs son esencialmente espirituales, aunque corrompidos en absoluto) debes usar un arma espiritual... y sólo un encantador, como Bag, podría hacerlo. Pero Bag estaba entrenando con los Lobos, y para lograr encantar el hacha de Nagigoth para matar a los terribles demonios debían conseguir otro hechicero. El rumor llegó por una banda de mercenarios: lejos de allí habría un nigromante en su terrible y oscura torre de marfil, dominando a un pueblo de ladrones, y Nagigoth, dos de sus Black Destroyers, Andariel, su guardaespaldas y el Mesías se encaminaron allí (luego de hablar infructíferamente con el rey de Nargothrond para pedirle una alianza contra los demonios).

Luego de ser capturados y mal alimentados por el cruel nigromante, Nagigoth decide escapar; los guardias del nigromante trataron de soportarlo lo más posible, pero cuando Nagigoth decide matar, casi nada puede evitar que lo haga. Al final hicieron un trato con el viejo, a cambio de darle la mano de Andariel en matrimonio (él se había entrevistado con ella en privado justo antes de encerrarlos a todos, y logró nada más que enamorarse de la bella elfa). Todos aceptaron de mala gana (por supuesto, pensaban matarlo y no cumplir su promesa, pero eso no llegó a suceder). El Nigromante encantó como pudo el arma de Nagigoth, y al final terminó maldiciéndola también: el arma debía beber sangre antes de ser usada, y además debía alimentarse continuamente o sus poderes se debilitarían poco a poco. A esta arma la llamaron Brynhildr.

Brynhildr

La batalla final contra los balrogs (y segunda redención)

El plan de batalla (dividir al ejército en 5 batallones y usar 4 de ellos como carne de cañón para distraer algunos Balrogs) no dio mucho resultado, pero al menos lograron su objetivo principal: enfrentar al primer demonio en solitario. Mientras su ejército perecía bajo la maldad encarnada, Bag y Viento del Oeste, con sus nuevos poderes de Purificación, Nagigoth, con su arma espiritual Brynhildr, Andariel con su Song of Swords, el Elegido con su Fe, Fantasma (la great wolf) con sus hechizos de ataduras, y con 100 jinetes orcos respaldándolos se enfrentaron al primer demonio, derrotándolo con cierta facilidad (a costa de 10 jinetes orcos muertos horriblemente); pero antes de caer, el balrog gritó a sus compañeros para que vinieran a auxiliarlo, y mientras dos luchaban contra el terrible Nagigoth, que parecía poseído por una exaltación sobrenatural (gastó Aristeia para ser más resistente y, básicamente, ignorar el daño), los otros tres huyeron con Fantasma, Bag y Andariel, dirigiéndose hacia Angband, el mismo infierno sobre la tierra. Nagigoth venció a sus oponentes, esta vez con más esfuerzo y coste; pero los Balrogs nunca habían tenido que entrenar sus proezas de combate al no poder ser siquiera tocados con facilidad, y el orco era un brillante y experimentado guerrero, por lo que en realidad nunca tuvieron oportunidad.

Algo así, pero el del hacha debería ser un orco gigantesco y negro

El asalto a Angband (¿y tercera redención?)

Korlak juntó al resto del ejército de Nagigoth por orden suya. En total habían sobrevivido unos 100 orcos, más el guardaespaldas de Andariel, Viento del Oeste, Pucho y algunos lobos más. Viento y Pucho discutieron, el padre queriendo que su hijo dejara el ejército para ir juntos a buscar, por su cuenta, a la manada; pero el hijo fue más dominante, y prefirió quedarse con su amo, Nagigoth. Así que partieron todos juntos en su búsqueda.

Por su parte, Bag, Fantasma y Andariel (junto con el Elegido) fueron depositados en un pozo de cuarenta metros de profundidad, y esperaron junto con el resto de los prisioneros, siendo pobremente alimentados y con pocas chances de escapar, ni siquiera por el mundo espiritual, infestado como estaba de espíritus malignos. Al final fueron citados por Morgoth, el diablo mismo, para discutir cierrtos... asuntos, lo que dio lugar al Duel of Wits más increíble de toda la historia de Burning Wheel, pero eso quedará para después.

Porque en el camino de Nagigoth a Angband se encontró con el ejército de Thingol que iba a buscarlo a él. Tuvieron una entrevista en la que Thingol le exigió ver a su hija ("¡Ya basta de estas tonterías con el estúpido Mesías y balrogs y demás! Es la única hija que me queda..."), y al enterarse de su secuestro estuvo a punto de intentar asesinar al orco; pero al final llegaron a un trato: ambos buscarían por sus propios medios asaltar Angband y destruir a Morgoth de una vez por todas, y si su hija estaba sana y salva, todo iría bien.

Korlak ideó un plan de escaramuzas para ingresar sin ser vistos, antes que el ejército de Thingol, a Angband, y abrir las puertas desde adentro al ejército invasor; ellos, por su parte, irían a recuperar al Elegido y al hobbit, y destronar de una vez y para siempre al Señor Oscuro. El plan tuvo éxito, y llegaron justo para cuando terminaba ese DoW del que tanto hablé, :P.

Las tierras de Angband

El mismo fue acerca del destino de la Tierra Media. Él quería que el Elegido lo hiciera libre del yugo de Eru, quien todo lo había previsto excepto el destino de cada hombre: para Morgoth, todos debían poder controlar su propio destino, y él debía poder crear un mundo propio, a su imagen y semejanza, para dejar de molestar a la tierra media (por supuesto, estaba escondiendo su tercer belief: destriur todo lo que no hubiera creado él). El Mesías, por su parte, quería que Morgoth dejara de ser tan malvado (esencialmente, cambiar su tercer Belief) y dejara en paz la tierra media, :P.

Cosa curiosa: EMPATARON. O sea, yo stateé a Morgoth en G8 en TODO, y aún así empataron, y con ventaja para ellos. La verdad es que los tengo que felicitar por eso, :D.

Al final, acordaron que se fusionarían sus espíritus, así Morgoth adquiriría la libertad metafísica del Mesías, y el Mesías convertiría todo el mal en Morgoth en bondad. El plan de Morgoth era no ceder su maldad, pero eso dependería de la tirada del Elegido para lograr la Fusión con su rezo.

En este punto llegaron Nagigoth y los demás, y se presentó (luego de unos intercambios verbales insultantes y tensos) un combate épico entre Morgoth, con su enorme Mazo de Guerra, y Nagigoth, con su hacha espiritual Brynhildr, que ganó Nagigoth (gracias a una nueva Aristeia y la excelente estrategia de hacer continuamente Lock para dejar sin dados a Morgoth). En realidad, el combate surgió porque Morgoth quiso matar a Bag, que lo estaba irritando sobremanera, y Nagigoth usó su Institnto de proteger a Bag con su vida para interponerse. ¡Más épico todavía!

Al final, con Morgoth reducido, empezaron a oír los sonidos de la guerra acercarse: ¡el asalto había comenzado! Por su parte, Korlak estaba enloqueciendo de poder al vender él mismo a los Balrogs guardaespaldas de Morgoth y, tomando a Brynhildr, trató de asesinar a todo el mundo, controlado por su odio letal y la furia asesina que se había apoderado de él; Bag había usado su poder de Purificación para liberar al Elegido de Andariel, y él, por su parte, entró en Morgoth y empezó la fusión como pudo, intentando conseguir la ayuda de Eru y fallando y perdiendo, por tanto, su Fe; pero la fusión dio resultado.

Imaginen un humano con cara de traumado, un orco con más heridas que dedos, y un hobbit frustrado en vez de esto

Al final, Nagigoth y Korlack huyeron juntos al atardecer (pues la noche eterna causada por el humo de Angband había desaparecido con Morgoth y con el asalto), por un lado; Morgoth/Elegido trató de invocar a sus generales balrogs para que dejen de luchar y para tratar de detener la guerra, con lo que se precipitaron sobre él para matarlo; Bag liberó a Húrin y a Maedhros (en el momento no me había dado cuenta de que en realidad estaba prisionero en otro lado y que ya había sido liberado para la época esta) de su prisión y huyó junto con Fantasma por su lado.

Como esta rueda, la campaña tuvo toda clase de grasa.

Y así, cada uno de nuestros héroes inició su verdadero camino.

0 comentarios :

Publicar un comentario