Cuentacuentos: Rosario Juega Rol 2015

26.8.15

Cuentacuentos: Rosario Juega Rol 2015


¡Saludos a los seguidores de Runas Explosivas! Esta semana nos vamos a dar el espacio para reseñar, reflexionar y opinar sobre la última versión del evento rolero más importante de la Argentina: Rosario Juega Rol.



Nota: las fotos de este artículo fueron tomadas de la página de Facebook de Sierpes del Sur, salvo por las que no llevan su sello, que fueron tomadas por Cyntia, nuestra reportera invitada, mientras nosotros nos hacíamos los distraídos.

La previa

Como en previas oportunidades, nos organizamos entre varios amigos para viajar juntos hasta Rosario detrás del volante de Ezequiel. En esta oportunidad la comitiva estuvo integrada por nuestro conductor, Tincho, Martín, por mí (Juan) y también contamos con la participación estelar de Cyntia, mi novia, que se sumó al viaje en calidad de periodista gráfica y soporte técnico-emocional (?). Me parece que la vida nos agarró o un poco más grandes, o con más responsabilidades en curso, más serios, más cansados, o tal vez sencillamente porque la experiencia nos hizo más eficientes en la organización el viaje: el caso es que en esta oportunidad no dimos tantos preámbulos como en años pasados, ni hicimos preparativos de juegos para la ruta, ni tampoco compilados musicales para ambientar. Un par de mails, y listo el pollo: agarrate, Rosario.



Llegamos por la noche a uno de los tantos hostels de Rosario situados en casas antiguas, y tomamos una habitación para toda nuestra comitiva. Martín se sacrificó por la causa y aceptó un colchón en el piso, y Cyntia y yo unimos camas individuales para que germine el amor delante de extraños. Después de descansar nos levantamos para caminar por una mañana rosarina nublada pero agradable. Paseamos por la rivera, y después de que los ritmos de marcha nos separen con Cyntia visitamos el monumento a la bandera y su punto panorámico.




El paseo nos llevó al mismo restaurante sobre la rivera en el que compartimos un almuerzo con Patricio, Luciano, Emanuel y Ezequiel allá por el 2013, y volvimos a acudir al plato de rabas a la romana para honrar la tradición. A nuestro costado lanchas y barcos de carga recorrían el Paraná sin mucho apuro. Así que hechos los rituales preliminares correspondientes, con las panzas llenas y los corazones contentos nos levantamos y nos dirigimos a Rosario Juega Rol 2015.

El lugar

Este año Rosario Juega Rol tuvo lugar en Plataforma Lavarden, un hermoso edificio de principios de siglo XX en donde supo funcionar la Federación Agraria Argentina. Ubicado en el centro de la ciudad ofrecía un acceso ligeramente más metropolitano que los lugares escogidos anteriormente, pero a costa de sacrificar la placidez de la rivera.

Tanto la entrada del edificio como las escaleras que llevaban a la zona de juego eran muestra de una riquísima arquitectura, y un trabajo de restauración y mantenimiento admirable. Las escaleras ascendían en forma circular teniendo por centro el interior de una cúpula de la cual pendían unos paraguas de manera decorativa, formando parte de alguna exposición artística.




Siguiendo los peldaños pasamos por un área repleta de lo que parecían ser armarios, y continuando la marcha llegamos a un descanso en el cual empezamos a ver caras conocidas. S abrió ante nosotros el espacio destinado a las mesas de juego: una sala blanca muy amplia con muy grandes ventanales a uno de sus lados, en la que se encontraban distribuidas unas diez mesas con todos los materiales lúdicos distribuidos.

Volviendo al descanso de las escaleras, frente a la entrada a la sala de mesas de juego, dos puertas daban acceso a las salas que funcionaban respectivamente como auditorio para charlas y salón para talleres. En el primer espacio los chicos de Sierpes del Sur habían acomodado unas filas de sillas frente a una gran pantalla para proyecciones. En el segundo, varias mesas y una pizarra sentaban las bases para los trabajos a desarrollarse durante el evento.

Descritas las zonas centrales del evento, no podemos dejar sin mencionar la periferia. Esos armarios y roperos que vimos mientras subíamos eran parte de una exposición que tenía mucho de las Crónicas de Narnia y de Alicia en el país de las maravillas: al abrir sus puertas se entraba a habitaciones con las más variadas temáticas y ambientaciones. Desde bibliotecas abarrotadas con libros flotantes, dormitorios compuestos íntegramente por un colchón que iba de pared a pared, a salones de vestuarios y cuartos dibujos en las paredes divididos en fichas de rompezabezas... hasta una diminuta pieza con paredes forradas de terciopelo bordó en la que se encontraba una pequeña calesita o carrusel con música de jazz de fondo: todo un viaje.







Las mesas de juego

En esta oportunidad la organización de Rosario Juega Rol operó un nuevo cambio en las dinámicas. En el 2013 había dedicado el sábado a mesas breves de demostración de juegos, dejando el domingo reservado para mesas más largas que duraron toda la tarde. En el 2014 intensificaron el formato breve, desplegando solo mesas demo en ambos días. Este año, en cambio, hicieron una mezcla de formatos: en ambos días hubo mesas breves, pero simultáneamente mesas que duraron toda la tarde, como fue el caso de la de la quinta edición de Dungeons & Dragons, dirigida por Mauro Mussi. A pesar de que me moría de ganas de compartir una sesión con Mauro, tuve que dejar pasar de lago la oportunidad por los talleres que teníamos programados y las ganas galopantes de probar nuevos juegos.

El sábado comencé la metralla lúdica con mi amado Apocalypse World. Junto a Ezequiel y un par de valientes más metimos las manos en el sucio posmundo creado por Vincent Baker, infiltrándonos entre las filas de una secta itinerante para asesinar al líder de un poblado que amenazaba al nuestro. Mi personaje era un Ángel, que en su asentamiento oficiaba como veterinario y carnicero kosher. Al final de la demostración, no solo asesinamos a nuestro objetivo, sino que me volví a casa con una gallinas, que les puedo asegurar que es un excelente looteo cuando todos los supermercados del mundo fueron saqueados y demolidos por el tiempo.

Al día siguiente tuve la genial experiencia de jugar una partida breve de Inspectres con Mariano Fernández, un tipazo. Ahí interpreté al agente #1114 (oncecatorce), un chófer de colectivos (autobuses) sindicalista venido a menos por sus problemas con la bebida. Nuestra compañía disfuncional de cazadores de fantasmas tuvo que explorar una mansión embrujada, lidiar con fantasmas okupas y lucir completamente profesionales en el proceso, acompañados en cada paso por nuestro productor estafador.




Martín también probó InSpectres y Apocalypse World, y además participó de una demostración de Mistborn, un juego en la línea de películas como La gran estafa, pero en una ambientación victoriana dominada por un Señor Oscuro, con la presencia de una magia extraña. Su sesión se dividió en dos partes: por un lado hicieron tiradas relacionadas con los preparativos para el "golpe". Como lo hicieron tan pero tan bien pasaron por sobre la instancia de hacer el golpe en sí. Luego de esto, jugaron un combate corto para probar cómo eran las reglas pertinentes ese juego. Martín lo describe como dinámico y lento al mismo tiempo, pero no en el sentido malo, sino interesante.




Las charlas

Si bien hubo tres charlas, por incompatibilidades horarias solo pudimos asistir parcialmente a una de ellas. Se trataba de la presentación de Aequitas, un juego nacional hecho por Damián Marechal y Fer Puig. Los chicos dividieron su exposición en dos, incluyendo en el primer segmento una descripción general del juego y su generación, y en la segunda una demostración de cómo funciona su combate.

Al parecer se trata de un proyecto muy serio y ambicioso, y muy cercano a su finalización, así que esperamos ansiosos su lanzamiento para hacerle justicia con una reseña. Por lo pronto, baste decir que propone un combate táctico con  un grado de granularidad muy parejo con juegos de la talla de Dungeons & Dragons, tan caros a la comunidad rolera y al público geek en genera. ¡Pero que estas pocas palabras no limiten su conocimiento sobre Aequitas! En este link encontrarán el video de la charla dictada en Rosario Juega Rol por los autores a quien de seguro dentro de poco entrevistaremos.



Los talleres

En este año tres de los miembros de Runas Explosivas y Editorial Rúnica tuvimos el agrado de asistir a Rosario Juega Rol, y tratamos de traducir esto en una buena batería de talleres. Ok, uno de los miembros es Duamn, que a la vez fue uno de los organizadores del evento, así que él estuvo abocado por completo a la coordinación de directores de juegos y disertantes. Quedó en mis manos y las de Martín llevar ideas para compartir con la comunidad, y esto es lo que se nos ocurrió:

El sábado Martín abrió el espacio de talleres con una reversión del taller de mecánicas y diseño que había expuesto el año pasado. Algunos de los conceptos de los que partió los pueden encontrar en su última entrada de Rolerosofía. Pasó por las instancias de pensar idealmente la mesa y los jugadores en una partida del juego que estamos creando y también por la concepción del punto climático de una sesión y su relación con el motor del juego. Hizo referencia a los 7 sistemas de Troy (juego, personajes, resolución, finalización, recompensa, setting y situación, responsabilidades), y también a los 5 elementos de Baker (reglas para conflictos, situación y recompensas; posición de inicio de cada jugador y PJ; respuesta a "¿qué debería estar haciendo justo ahora?"; empuje del consenso de los jugadores respecto de 2 de los siguientes: PJs, Setting, Situación, Color). También analizó el proceso de diseño como una sumatoria entre la inspiración (temática y técnica), un núcleo temático y un núcleo técnico. Propuso luego la idea de que los jugadores (incluyendo al director de juego) tengan siempre capacidad de decisión (y que vean siempre las consecuencias relevantes). Y por último, habló de la organización y escritura del texto para escribir reglas.

El componente más práctico del taller vino a la hora de escuchar a los asistentes comentando qué proyectos tenían entre manos, entendiendo que muchos (¿todos?) roleros se dejan llevar por la pasión por el hobby hasta el punto en que terminan creando juegos, ambientaciones, aventuras. Ezequiel comentó sus ideas sobre un mundo de juego que tiene entre manos, y también los chicos de Aequitas escarbaron un poco en la pregunta Wickeana: ¿de qué trata tu juego? En ese eje, Martín terminó por interpretar a Aequitas no como un "juego de aventuras", que era la premisa de la que partían sus creadores, sino como un juego sobre las inestables posiciones de poder.


Solapándonos levemente comenzamos con Agustina y Miguel un taller de rol sensorial: nos vendamos todos los ojos y dejamos que Agus y Miguel nos guíen en la experiencia sensorial desde el lugar de un no vidente. Pueden encontrar un reporte más completo en el Cuentacuentos de la semana pasada, donde además doy un poco de detalle respecto a las mecánicas usadas y conclusiones a las que llegamos.



Y por último, el domingo fue mi turno con un taller sobre la creación de nanojuegos, sobre la base de mi experiencia trabajando en Nanodungeon, Poltergeist y ¡Atrapados!. El horario y la sobreoferta de actividades interesantes hizo que la asistencia a este taller fuera magra, pero le pusimos amor, y salimos adelante. Empezamos en un mano a mano tan solo Mariano Fernández y yo, y después cayeron cuatro o cinco chicos más. Tomamos como referencia el concurso de nanojuegos de 200 palabras organizado por David Schirduan, y rápidamente nos lanzamos a pensar premisas simples y directas, como cuando éramos chicos e inventábamos juegos sobre la marcha con nuestros amigos. Mariano llegó a la idea de un juego que recrea los fogones en campamentos en los cuales se cuentan historias. Los otros chicos trabajaron juntos en la idea de un juego de terror en la onda de los slasher films. Y cuando se nos terminó el tiempo intercambiamos contactos para intentar llegar a un cierre de esos proyectos y publicarlos a través de Editorial Rúnica. En estos días Mariano nos pasó su primer borrador, ¡y es muy prometedor!




La organización

Durante todo el evento sentimos el apoyo y vimos el gran trabajo que realizaban Duamn y Plobber, los principales organizadores de esta Rosario Juega Rol. Los chicos hicieron un muy buen trabajo dividiéndose tareas: mientras uno recibía y distribuía jugadores hacia las distintas actividades, el otro iba de mesa en mesa asistiendo a los directores de juego y disertantes.




Pululaban por el resto del lugar otros miembros de Sierpes del Sur, el club de rol de Rosario, participando tanto en la dirección de mesas, como en la toma de fotografías, o la limpieza y el orden del lugar. Una vez más demostraron ser una comunidad hermosa, llena de amor por el hobby y de esa buena onda que nos hace volver una y otra vez a visitarlos.



Tanto como jugadores como desde el lugar de disertantes nos sentimos muy cuidados  y agasajados continuamente. Las únicas observaciones para tener en cuenta tal vez podrían ser que el espacio de charlas y talleres estaba muy separado del de las mesas de juego, lo que hacía que la gente se concentre en la sección lúdica sin enterarse de que había otro tipo de actividades desarrollándose. Además, habían tantos talleres y charlas condensadas en las tardes que nos resultó imposible no solaparnos y terminar acaparando públicos ajenos, o ocupando un mismo salón para dos actividades, lo cual acústicamente no fue de lo mejor.

Pero en términos generales, fue una muy buena experiencia, enriquecedora como siempre, amigable como nunca, y desde Runas Explosivas y Editorial Rúnica agradecemos a los chicos de Sierpes por el gran esfuerzo que hicieron, e invitamos a todos nuestros lectores a que el próximo año hagan el completamente justificable esfuerzo de viajar a la hermosa Rosario para conocer a sus hermosos roleros.

0 comentarios :

Publicar un comentario