Reseña: Faery's Tale Deluxe

Hoy compartimos con todos ustedes la reseña de Faery's Tale Deluxe, un juego de rol basado, como su nombre lo indica, en los cuentos de hadas entendidos como gran género que entretiene tradicionalmente a los niños. 

La elección de la temática parece estar fuertemente conectada con el sistema del juego, ya que se jacta de ser un juego que puede ser jugado con infantes y en varios apartados se encuentran recomendaciones, consejos y simplificaciones para jugar con los más chicos. Ojo, en casos de chicos muy peques, digamos... de seis años, creo que el juego supone un director mayor, que guíe a los más jóvenes. 


Así que hecha esta presentación general, avancemos hacia un análisis capítulo por capítulo, para luego cerrar la reseña con las observaciones generales y la valoración correspondiente. 


Presentación 


El libro abre con una serie de relatos y preámbulos que nos meten de lleno en el mundo faérico tradicional. Bosques mágicos, pequeños habitantes maravillosos, brujas malas, hermosas hechiceras y aliados de la naturaleza. 
Un dato que se aprecia desde el comienzo es que los personajes son por lo general minúsculos en comparación con un humano, lo cual pone a las aventuras en una escala diferente al común de los juegos de rol. 
Mientras se insertan estos datos se dejan leer los apartados ya obligatorios y casi ceremoniales (¿qué es un juego de rol?) y un resumen escueto de los diversos capítulos. 


El mundo 


La forma en que se describe la ambientación de este juego es principalmente a través de sus habitantes. En los asombrosos páramos de Faery's Tale abundan las hadas y los duendes, pero también sus primos malvados: los goblins. Se menciona también a una corte faérica de la cual más adelante se van a dar detalles, y se hace un repaso de las otras que pueden aparecer en este juego, como los animales, los humanos, las brujas, los trolls, y unos cuantos más. 
En cada caso, las criaturas son descritas tanto física como actitudinalmente, así que quien lo lee se da una idea de cómo debería actuar un ejemplar tipo de cada especie.


Creación de personajes 


Los jugadores pueden interpretar a cuatro tipos de hadas, o faeries. Es muy difícil traducir los términos, porque en español creo que no hay tanta gama de nombres para estas criaturitas. O quizás sí, y me falta Cindor literario. Así que voy a usar los nombres en inglés que aporta el libro. Las faeries, entonces pueden ser: 
Pixies: bromistas, mágicos y con hermosas alas. La clásica Campanita de Peter Pan. Con polvo de hadas y todo. La onda de estos bichos es ser muy jocosos, hacer bromas todo el tiempo, y tomarse la vida a la marchanta. 
Brownies: caseros, regordetes, y mucho más opacos que las pixies. Son las hadas que están en mayor contacto con los humanos, e incluso viven bajo un mismo techo, sin que los hombres lo sospechen. Su habilidad característica es la invisibilidad, gracias a la cual ordenan y decoran los hogares sin que sus agradecidos y confundidos habitantes sepan quién lo hizo. 
Sprites: valientes, heroicos y completamente marciales, estas hadas son como pequeños caballeritos andantes. Si bien por lo general las hadas se llevan bien con los animales, estos forman un lazo con un compañero animal junto al cual emprenden épicas luchas y se vuelven material de leyendas entre los mágicos habitantes del bosque. 
Pookas: cambiaformas, algo druídicos si se quiere, estos bichitos se metamorfosean en criaturas del bosque, a veces tan chicas como una laucha y otras veces sorprendentemente grandes como un poni o un lobo. Son los más salvajes y su aspecto presenta semblanzas a varios animales del bosque en que habita. 
Al parecer por internet los creadores del juego pusieron a disposición de los interesados una nueva clase de hada: los leprechauns.
Una vez determinado el tipo de hada que se quiere interpretar se divide una cantidad de puntos en tres atributos (Cuerpo, Mente y Espíritu) teniendo en cuenta una tabla que indica qué adjetivo corresponde a cada puntaje. Por ejemplo, tener Mente en 2 es algo corriente, tener Cuerpo en 3 te hace capaz en varias tareas prácticas, y tener Espíritu en 6 o más te vuelve legendario entre las demás hadas. Según el tipo de hada que hayas elegido vas a tener bonificadores raciales a algunos de estos atributos. Por ejemplo, los mágicos pixies van a recibir 3 puntos en Espíritu y sólo 1 en Cuerpo, mientras que los belicosos Sprites recibirán 1 único punto en Espíritu y 3 en Cuerpo. 
Le sigue a la repartija de puntos una selección de dones propios a cada raza y particulares de cada individuo. Uno recibe todos los dones de su raza (por ejemplo, todos los brownies ganan invisibilidad) y selecciona entre una lista de dones de costo variable, pudiendo tener varios dones ligeros, o uno o dos dones poderosos. Muchos de esos demandan puntos de Esencia, que se describirá más adelante. 
Luego de los dones, sigue la asignación de títulos, favores y rangos que ubican a tu hada dentro de la sociedad faérica. Es un detalle simple, pero que hace que pienses en cómo funciona tu personaje en el mundo y le da herramientas al director de juego para crear aventuras adaptadas a cada jugador. 
Finalmente, se rellena lo que quedó hasta ahora en blanco: descripción, carácter, nombre (para los cuales se dan varios ejemplos de cada tipo de hada), y todo lo que hace que demos un soplo de vida a nuestro personaje. 


El sistema 


Para resolver un problema, superar un obstáculo o lograr un objetivo, se hacen tiradas llamadas desafíos o "Challenges" con dificultad variable. El director de juego designa un atributo relevante, y el jugador tira una cantidad de dados de seis caras (d6) igual a su puntaje correspondiente. ¿Matemática? Casi nada. Los números pares se consideran éxitos. Los impares se ignoran. Los jugadores pueden apelar a su naturaleza mágica y ganar éxitos usando un puntaje de algo llamado Esencia. 
Con este atributo pueden, además de mejorar su desempeño en los desafíos, activar habilidades especiales como los dones, y también modificar la historia que se está contando. Según el libro, y traduciendo y citando textualmente "La adquisición, el uso y el rastreo de Esencia son el corazón del sistema de reglas de Faery's Tale". 
La esencia se gana como recompensa por buenas ideas, actos heroicos, comentarios atinados y graciosos, etc. También puede ganar esencia un jugador que sugiera alguna complicación interesante. Ese es un giro muy piola del sistema. Le quita algo de carga al narrador y genera una dinámica que debe ser lindo presenciar (piensen en un jugador que por ganar 1 punto de esencia mete a sus compañeros en aprietos). Además le da la oportunidad a los jugadores de jugar a lo que ellos realmente quieren. ¿Te interesa una batalla campal contra el ejército de hormigas coloradas? Sugerilo, divertite y encima ganá una recompensa. 
Hay muchos más usos para la esencia... básicamente dobla las reglas, garantiza deus ex machina al alcance de los jugadores, y les permite hacer cosas al capricho de su imaginación. 
¡Pero cuidado! Porque esto es como la Fuerza de Star Wars. Así como existe esta potencia mágica encantadora, también hay una Esencia Oscura que acecha a los personajes que caen en la crueldad, el abuso de poder y la maldad. Si el jugador lleva a un personaje por este camino, corre el riesgo de perder su control y convertirlo en algo peor que un goblin: un hada caída. 
El sistema de combate incluye opciones avanzadas para los duelos, los combates con múltiples enemigos y alguna que otra cosa más. 
También se incluye una serie de consejos para el DM, con una lista de plot twists o giros argumentales con los que puede enriquecer su relato. 
Al final de este capítulo hay un apartado para adaptar este sistema al Live-Action [Role] Play o LARP. ¿Hay gente que hace eso? ¿Se disfraza de hadas y corretea por los bosques o parques de su ciudad? Crudo.


La corte faérica 


Conocer el escalafón faérico aparentemente otorga a los jugadores y al narrador una fuente de semillas para aventuras. Hay una sección que explica y desarrolla los puestos en la realeza y nobleza faérica, así como los favores y promesas que se tejen entre las hadas. Estos "Boons" pueden ser obtenidos por realizar hazañas, y rápidamente ingresan en un sistema de economía de favores, que se pueden intercambiar por ascensos en el escalafón nobiliario. Uno literalmente cuenta los favores y los intercambia, por ejemplo, por un ducado. También en este intercambio y muestras de valor social juegan un papel los objetos mágicos y tesoros (o Charms) que dan prestigio y resaltan habilidades de los jugadores. 


Bestiario 


Un listado con breves datos de criaturas pone a disposición del narrador un breve abanico de opciones. Pero por lo simple que es el sistema, con mirar un poco los distintos oponentes presentados, es muy fácil crear los propios. 
Por ejemplo, un dragón tiene Cuerpo 8, Mente 6 y Espíritu 8 y algunos dones mágicos, mientras que un lagarto tiene Cuerpo 3, Mente 1 y Espíritu 0. Por lo tanto, a vuelo de pájaro, podríamos decir que un Wyvern tiene... no sé, Cuerpo 6, Mente 2 y Espíritu 0, más algún don referente al veneno. Por decir algo. No pongan a sus hadas pelando contra Wyverns. No va de eso el juego. 


Narración 


Entonces, ¿de qué va el juego? Esta sección guía al narrador en el armado de aventuras típicas de un relato maravilloso. Se trata de lugares mágicos, aislados del paso del tiempo, suspendidos en una época que quizás nunca pasó, o quizás sí... no importa. 
Hay una lista de oponentes y amenazas frecuentes en este tipo de relatos, así como una breve consecución de consejos para narrar historias. 
Y después de un par de hojitas de guía... ¡Tomá! Tres aventuras para que el narrador inexperto saque filo a su lápiz faérico. La primera es la de la planta de porotos mágicos que crece y da a un castillo en las nubes. Las hadas encuentran la situación in media res, y tienen que rescatar al pobre pibe que salamemente cambió una vaca por porotos. 
Le sigue la historia del príncipe encantado que fue convertido en sapo. Un clásico. Yo me pregunto: ¿quién quiso besar a un sapo? 
Una tercera aventura pone a los personajes en contacto con la maravillosa reina de la hadas. Creo que cumple un papel tan importante en la ambientación que merece su nombre en mayúsculas. Así que ahí va: La Reina de las Hadas.


El paratexto 


A esos capítulos los preceden, suceden y atraviesan relatos maravillosos desde los puntos de vista de cada uno de los cuatro tipos de hadas. También abundan los apartados con información sobre el género, así como los consejos para jugar este juego con infantes. 
Al final de todo hay una lista de filmografía como para estimular la imaginación, o sencillamente pasar un fin de semana a puro pochoclo y magia. 
Tenemos también una escueta pero funcional hoja de personajes y un índice que hace lo que todo índice debe hacer. A saber, indicar. 



Los comentarios finales 


El libro promete un mundo de hadas y lo entrega completamente. Los dibujos en su interior, los relatos maravillosos que amenizan las reglas, y la ambientación tan vainillera dan ganas de ser inocente otra vez, creer en hadas y salir a correr por los parques de tu ciudad. 
El arte interior es muy buena, con ilustraciones que tienen esa onda un poco retro ochentosa de artistas de fantasía. Tal vez su pasaje al color en la tapa no sea de lo mejor, pero para tratarse de un libro indie, tranquilamente podemos decir que supera lo satisfactorio.
La maquetación es buena, el orden de los capítulos bastante cómodo. Las reglas no son complicadas, pero aún así creo que requieren un ajuste aún mayor para jugar con chicos. Y el libro un poco se hace cargo. Esto es algo muy recurrente en el hobby, tal vez digno de algún artículo de Rolerosofía: la gran mayoría de los juegos que se dicen para niños en realidad apuntan a competencias que solo tienen los adultos.
Pero así y todo, con el setting que te presenta ya es suficiente como para tomar la ambientación y jugarla, tanto con las reglas nativas comom con otros sistemas. O viceversa: también se puede usar el sistema súper básico de este juego para narrar historias a una escala de tamaño mayor. Cambiale Pixies por sylfos, Brownies por hobbits, Sprites por elfos del bosque y Pookas por enanos cambiaformas, y sale una medievalada zarpada. 


En definitiva, Faery's Tale Deluxe un buen juego, que logra que sus 100 páginas pasen placenteramente y den ganas de probarlo, por lo menos una vez. Con grandes o chicos, porque como leí en el facebook de alguno de nuestros seguidores: "No se deja de jugar porque se es viejo. Se es viejo porque se deja de jugar". 

Entradas populares de este blog

Reseña: Princes of the Apocalypse D&D

Episodio 50 - Hackeando World of Dungeons I

Podcast Explosivo 52 - Reglas que te hacen el aguante