Nuestros mejores artículos

Nuestros mejores artículos


Si ésta es de las primeras veces que entras en el blog, la cantidad de posts podría resultarte un poco apabullante. Para que nos puedas conocer sin bucear entre un mar de posts, preparamos una selección exquisita de nuestros mejores artículos. ¡Lecturas gourmet!





Reseña: Numenéra, de Joaquín Ollo.

Reseña: Fiasco, de Juan Manuel Avila.

Reseña: Apocalypse World, de Martín Van Houtte.


Reseña: The Burning Wheel, de Gonzalo Rubio.


Reseña: Microscope, de Rainmaker.







El 19 de diciembre de 2014 cumplimos nuestras primeras 100 publicaciones, y para festejarlo escribimos algunas palabras para ustedes, los lectores, e hicimos una selección de los que consideramos fueron nuestros mejores artículos en cada una de las columnas. Esperamos que disfruten de esta celebración digital tanto como nosotros, y que nos acompañen, no por 100, ¡sino por 1000 artículos más!


Joaquín Ollo, Martín Van Houtte y Juan Manuel Avila posando de la manera más sexy posible para una foto grupal.


Todos los que somos roleros obsesivos tuvimos en algún momento el sueño de contribuir al hobby de alguna manera, de tratar de dejar nuestra marca. Este blog es nuestro intento por (empezar a) cumplir ese sueño, por aportar a una actividad que, a mí al menos, me define muchísimo. Aportar mis ideas y mi creatividad, pero también aprender muchas cosas: apegarme al cronograma de publicaciones, recortar y editar artículos, publicitar el blog, redactar las noticias (todo un aprendizaje esto último). Algunos resultados ya los estamos viendo: feedback de lectores, aportes de colaboradores, contacto (a través de entrevistas) con grosos-grosos del hobby. Siento que todavía nos faltan muchas cosas, pero eso sólo puede significar que el 2015 (o los próximos 100 artículos) será una oportunidad de crecimiento y cambios para el blog, para la cual espero poder contar con la colaboración (y críticas, obvio) de todos ustedes. *Se aleja del micrófono llorando*




Algo muy raro y contradictorio me pasa cuando pienso estas palabras.
Por un lado, no puedo creer lo rápido que pasaron estos primeros 100 artículos. En menos de un año, gracias a la ayuda de mis compañeros de escritura pudimos enfocar nuestros esfuerzos y sostener un proyecto que ni bien empezó me intimidaba y me parecía demasiado ambicioso. Estoy enormemente agradecido por esa compañía.
Pero por otro lado, no dejo de sentir que hace muchísimo tiempo que formamos parte de Runas; como si hubiese existido por años y años. Ya forma parte de mi vida, de lo que pasa por mi cabeza durante todos los días, de mis preocupaciones y de mis satisfacciones. No me gustaría imaginarme mi vida sin Runas Explosivas.
En definitiva, creo que todo lo que tengo para decir, después de estos primeras 100 publicaciones, es ¡gracias! Gracias a Joaquín y a Martín por dirigir esta campaña conmigo. Gracias a los colaboradores por compartir sus dados y personajes con nosotros. Y principalmente a los lectores por jugar esta aventura durante todos estos meses. ¡Muchos puntos de experiencia para ustedes!





[LLORANDO COMO UN BEBÉ]
A veces te subís a un barco. Te dicen que van a ir a una isla llena de ruinas y tesoros. Sabés que la pasás medio mal en altamar, pero con estos marineros, se va a hacer más llevadero. Sabés que vas a tener que buscar muy duro y parejo por toda la puta isla para encontrar los tesoros y conocer las ruinas. Esperás encontrarte con gente allí también. Pocos al principio, pero más a medida que las noticias del tesoro van corriendo. En cada excavación encuentran runas, y varias veces ¡explotan en tu cara! Así que vas aprendiendo cómo tocarlas, cómo mirarlas para que no exploten, y vas mejorando. A veces le pasás la pala a otro marinero, porque tus músculos están atrofiados, o incluso ellos te la piden. Vos también te ofrecés a ayudar.
De repente el grupo se hace más grande. Los tesoros son cada vez más, y, como ésto es un blog, no desaparecen cuantas más personas hay, ¡sino que se multiplican y enriquecen!
100 es un hito, pero el camino tiene muchos mojones más, y yo quiero llegar aunque sea a vislumbrar el final... eso sí, con Juan, con Joaquín, y con los que nos quieran acompañar, y de vez en cuando, por qué no, guiarnos, .
[/LLORANDO COMO UN BEBÉ]


0 comentarios :

Publicar un comentario